Poemas

La llama rosa

Y allí estaban,

Rosados,

Circundando mi ser,

Los guardianes del mensaje supremo,

Otros ojos los vieron en mis polos.

Yo solo los intuía,

pero hoy se manifestaron de pie,

firmes,

como respuesta a mis postreras dudas.

Y ahora resulta que tengo el don de la palabra.

El río vuelve a su cauce.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s