Poemas

Mis raíces

Son esos,

los días en que no soy de nadie,

los que me reconfortan.

Mis raíces estallan en mil formas.

Son bellas todas ellas,

parecen zanahorias.

Aguardan clandestinas

bajo desnudas tierras,

provocando estupores

a la curiosidad del sol,

que brota despiadada,

lumínica y calórica.

No quiere que las tomen

las manos insensibles

de los hombres cansados

de recoger vestigios

de frutos que crecieron

al margen de su luz.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s